Google+

lunes, 27 de enero de 2014

Envoltorio

Las manos cortan
y arropan jadeos, mientras
se huelen sus ojos.

Fotografía de Mirada Verzul

8 comentarios:

  1. Oler, jadear, arropar… Sentir…

    Un haiku que supone un cúmulo de sensaciones, ¡muy bien logrado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Àlvaro... Me alegra muchísimo leerte *

      Eliminar
  2. Me encanta que cambies los sentidos y que los ojos tengan otra función que no sea la de ver u observar.
    ¡Bravo por volver al amor así!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la intención. Cambiar el "cuento" y dar otras funciones al amor.

      Muchas gracias *

      Eliminar
  3. Hay lugares que son casa
    y los brazos adecuados son y serán siempre casa.

    Y ya sabes que en casa no puede pasar nada malo...

    Bonito haiku!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Alice... Esos brazos son casa. Ahora màs que nunca...

      Gracias por tus palabras bonitas *

      Eliminar
  4. La maravilla de vestirse con otra piel.

    Este tipo de haikus no los hace cualquiera. Sólo personas con talento.

    Maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Li *

      ¡Ya me gustaría a mi lo del talento! :)

      Eliminar